Salud en Casa - Contáctanos: 99295-0635 - Salud en Casa - Contáctanos: 99295-0635

viernes, 17 de febrero de 2017

¡La marihuana medicinal no se fuma!

Algunas de las sustancias que contiene el 'cannabis' resultan muy útiles en determinados pacientes. Por ejemplo, en pacientes con epilepsia infantil.


RPP Noticias.- Hace un par de semanas se  descubrió un laboratorio clandestino donde se cultivaban plantas de marihuana para preparar un aceite y usarlo en pacientes que se beneficiaban con él, y surgió el debate sobre si esto debía ser permitido o no. Para poder debatir sobre esto hay varias cosas que tenemos que considerar:


¿La marihuana es peligrosa?



¡Claro que sí! Es una droga que afecta la función cerebral, generando problemas en la coordinación, los reflejos, la memoria, la capacidad de aprendizaje, etc. Se ha visto que su uso desde la adolescencia puede hacer que el coeficiente de inteligencia del usuario baje hasta 8 puntos para cuando está en la edad adulta. 



Además, si se usa por inhalación, es bastante más nociva y peligrosa que el tabaco en relación al cáncer. Se inhalan más de 400 sustancias diferentes con un potencial de desarrollar diversos cánceres bastante mayor al del cigarro, que ya es suficientemente malo. 



Los hijos de mujeres que fumaron marihuana durante el embarazo presentan con mayor frecuencia déficit de atención, problemas visuales y de coordinación motora. Y es más del doble la incidencia de fetos anencefálicos (bebés en los que no se desarrolla el cerebro y por tanto se mueren ya sea dentro del útero o al nacer) en el primer mes de embarazo. 



El riesgo de fumar marihuana se ha incrementado con los años, ya que se han sofisticado los cultivos y las hojas que ahora se fuman tienen una concentración de droga que es de 5 a 10 veces mayor que las que tenían las usadas en los años ochentas (donde se usó -por ejemplo- en el festival de Woodstock, muy famoso en esa época).  






¿Puede servir en la medicina?


La marihuana, también llamada ‘cannabis’, tiene más de cien sustancias cannabinoides que dan sus propiedades alucinógenas y psicoactivas.   



Se ha visto que algunas de estas sustancias resultan muy útiles en determinados pacientes, una de ellas es efectiva en el tratamiento de la epilepsia infantil, enfermedad que puede ser terrible provocando intensas y frecuentes convulsiones en niños. También es útil para quitar las náuseas y aumentar el apetito, lo cual ayuda mucho a pacientes con cáncer que están en tratamientos con quimioterapia.



Se usa también para aliviar el dolor crónico y la inflamación con buenos resultados. Además,  estudios en animales han demostrado que pueden ayudar en el tratamiento de varios tipos de cánceres.  



Y los estudios se están haciendo no solo en relación al cáncer, sino que también se evalúa su posible utilidad en enfermedades como la Esclerosis Múltiple, el Alzheimer y el Sida.  





¿Qué hacemos?

Hay que diferenciar lo que es el uso recreativo de lo que es el uso médico. No confundamos al adolescente que se quiere ‘fumar un troncho’ con el niño que tiene convulsiones cada diez minutos y necesita tratamiento.
  



Recordemos que la marihuana medicinal no se fuma, sino que se extraen las sustancias que tienen efectos beneficiosos y se receta usualmente en forma de aceites, gotas, pomadas, etc. 



Los médicos debemos tener acceso a todo aquello que ayude a mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes. Basados en nuestros conocimientos y experiencia, podemos administrar desde morfina y derivados, hasta barbitúricos, inductores de sueño, sedantes, etc. a los pacientes que lo necesiten, pero estas drogas también tienen riesgos, en muchos casos mayores al del cannabis.   



Sin embargo existe el criterio médico para evaluar la relación riesgo-beneficio de un medicamento y decidir a quién debemos darle, en qué dosis y por cuánto tiempo.   



Viendo los efectos benéficos que el uso de la marihuana ha producido en niños con cuadros terribles de epilepsia, en adultos con estragos por quimioterapias, etc., es evidente que tiene utilidad. Esto no se relaciona con el uso recreativo ni aumentará el número de adictos a las drogas. ¡El uso médico debe ser permitido!


No hay comentarios. :

Publicar un comentario