Salud en Casa - Contáctanos: 959034747 - Salud en Casa - Contáctanos: 959034747

lunes, 3 de abril de 2017

Alimentos con los que ahorramos agua y otras lecciones en casos de emergencia

Hay opciones para sustituir alimentos que han elevado su precio, y hay métodos de cocción que también son más adecuados en situaciones de crisis.

RPP Noticias.- ¿Qué cara pondrá la familia si la rica chicha de siempre no tiene limón o el cebiche en la playa no va más? El alza de precios de los alimentos y la falta de agua ponen a prueba nuestra capacidad de adaptarnos.

Frente a esta circunstancia muchas personas están dispuestas a pagar el precio y otras entran en desesperanza y compran lo mínimo para el plato del día. Es interesante observar el comportamiento de compra en las amas de casa, al parecer complacer el paladar de la familia es primordial y dejar de tener algo que es habitual en casa genera una sensación de pérdida que ha desesperado a muchos.

Si el hábito familiar o el mercado semanal se limita a la compra de los mismos productos siempre, pensar en otra opción en época de crisis cuesta. Por ello, la primera enseñanza que debe dejarnos la actual situación de emergencia respecto de la alimentación es:

1. "Debemos acostumbrarnos a comprar los alimentos de estación”. Los alimentos de estación están a mejor precio y en mejor calidad nutricional. Además se amplía la variedad de sabores, en casa se acostumbran a comer de todo y es más probable que se mantenga una dieta saludable a nivel familiar.



Debido al cierre de la Carretera Central y otras vías, la falta de abastecimiento encareció el precio de algunos alimentos. El kilo de limón alcanzó los 60 soles cuando su costo promedio regular es de 2 soles el kilo, esto hecho sembró el pánico entre la gente y motivó la búsqueda y compra compulsiva de alimentos habituales en la compra familiar “antes que se acaben o que se dispare más el precio”. Esta situación debe dejarnos dos enseñanzas más:

2. Si el precio de un alimento se dispara, no lo consuma. De hacerlo en cierta medida se contribuye con la especulación, mejor busque alimentos sustitutos que se encuentren a buen precio. 

Por ejemplo, en el caso del limón, a pesar de ser un fruto de consumo masivo, si se analiza bien, no es un alimento indispensable y es completamente reemplazable desde el aspecto nutricional. El maracuyá, la naranja y la mandarina son sustitutos del limón, aportan buena cantidad de vitamina C, vitamina A y agua. Desde la culinaria, el limón nos permite dar el toque ácido en la comida o refrescante en la bebida, efecto que puede lograrse también con estos otros frutos.

3. Los alimentos empacados son de suma utilidad frente a las situaciones de emergencia, ya que contribuyen a brindar seguridad alimentaria. 

El mayor beneficio de estos productos industrializados es que tienen un tiempo de vida útil mayor. En situaciones de desastres naturales el objetivo no es cubrir todas las necesidades nutricionales sino brindar seguridad alimentaria, es decir, que el alimento no sea vehículo de enfermedad y que aporte energía y nutrientes suficientes para sostener a la población.



4. La falta de agua es otro factor que obliga a adaptar la compra del mercado, es recomendable adquirir alimentos que demanden poco consumo de agua.

Hay alimentos que por su naturaleza requieren de remojo o de mucha agua para su cocción, como las menestras, pero no todas son iguales. Es recomendable elegir lenteja o arveja ya que no necesitan remojo previo y demandan menos agua y tiempo para la cocción. Pero si está acostumbrado a preparar arroz todos los días, habrá que reducir la frecuencia de consumo y preferir los tubérculos que emplean menos agua. En especial recomiendo la papa Huamantanga, es suficiente salpicarle un poco de agua y hornearla. Incluso los tubérculos pueden cocerse a microondas en cuatro simples pasos:

a.    Lavar el tubérculo
b.    Colocarlo en bolsa para microondas.
c.    Cubrir con agua hasta la mitad del tubérculo.
d.    Cocer por 5 a 7 minutos.

5. Elaborar preparaciones simples y elegir métodos de cocción de menor consumo de agua. Por ejemplo, el horneado, a la plancha o a la parrilla, que no requieren de mucha agua, concentran sabor y son fáciles de preparar. Un pollo al horno, pescado y vegetales a la plancha o anticuchos de corazón a la parrilla con papa Huamantanga son alagunas de alternativas adecuadas.



No hay comentarios. :

Publicar un comentario